SUHAIL SERGHINI: “HAY QUE SEGUIR INDAGANDO EN EL CONCEPTO DE LA INTERCULTURALIDAD COMO VALOR DE CONVIVENCIA EN EL SENO DE LAS BIBLIOTECAS”

05 nov 2008

Suhail Serghini trabaja como mediador intercultural en el Biblioteca Central de Andalucía. En esta comunidad española se ha implantado el modelo de las denominadas bibliotecas interculturales, una experiencia piloto que empieza a experimentar alentadores resultados. Serghini reflexionará mañana jueves y el viernes (de 16.00 a 20.00 horas) en la Biblioteca Insular sobre la implantación de esta novedosa iniciativa en el contexto del curso “La Biblioteca como centro dinamizador y cultural de la comunidad”, organizado por el Cabildo grancanario dentro del Plan de Fomento a la Lectura.

Para Suhail Serghini, en este mundo globalizado, conceptos como interculturalidad, trasnculturalidad o multiculturalidad, “se han puesto de moda, pero es preciso clarificarlos desde el rigor para que con ellos no se adopten reflexiones y debates artificiales. Hay que debatir el choque de civilizaciones sin pasiones y desde la objetividad”, señala Suhail, quien confía plenamente en el Plan Estratégico de la Cultura Andaluza, que desde el pasado año viene implementando una serie de iniciativas y políticas entre las que destaca “la conciliación de las culturas con las que desde hace siglos conviven los andaluces”. Los fenómenos migratorios que ha experimentado España en la última década debe replantear el papel de los servicios que prestan las bibliotecas públicas al conjunto de los nuevos ciudadanos como usuarios que se han incorporado a nuestro país. “Hay que considerar que en España ya existe un 12 por ciento –cinco millones- de población extranjera conviviendo y demandando nuevos servicios en estos centros. Las bibliotecas tienen que ser hoy más que nunca centros interculturales previstos de fondos bibliográficos completos en otros idiomas y en diferentes formatos”, señala Serghini. “Desde este plan se articula una estrategia en función de la realidad de cada provincia andaluza con ayuda de las bibliotecas comarcales. La biblioteca es un espacio de intercambio cultural”.

Para Serghini no es lo mismo multiculturalidad que interculturalidad. “El concepto de multiculturalidad suele entenderse como la defensa a “raja tabla” de las minorías y sus derechos, pero en realidad describe un espacio de convivencia en donde se encuentran varias culturas y grupos humanos. El término interculturalidad es el resultado de la buena gestión de la multiculturalidad”. No obstante, Serghini sostiene que España es un país que mantiene una larga tradición intercultural, ya que no en vano se trata de un mosaico geográfico diverso de culturas y realidades nacionales alrededor de la idea del desarrollo de las peculiaridades autonómicas. “Igual de legítimo es un proceso intercultural propiciado entre un vasco, un canario y un andaluz”, subraya. “Lo que hay es que seguir indagando y revalorizando el concepto de la interculturalidad como valor de convivencia”, añade.

El mediador intercultural y técnico de gestión en Cooperación Internacional y Proyectos Culturales, estima que las bibliotecas hoy en día resisten el empuje de los nuevos sistemas de conocimiento propiciados por la socialización de las tecnologías, aunque admite “una ligera disminución de usuarios en términos generales en el conjunto de la realidad nacional”.

El proyecto andaluz de las bibliotecas interculturales es pionero en España y se inscribe en el Plan Integral para la Inmigración, que concluye en 2009. “Una vez superado el escollo de la adquisición de libros en distribuidoras editoriales en chino, árabe o rumano, por ejemplo, hemos tenido que trabajar en los programas informáticos para que posibilitaran la catalogación de fondos en otros idiomas que no fueran el castellano. También hemos tenido que incidir en los niveles de formación de los técnicos bibliotecarios para que pudieran atender las demandas del usuario extranjero. Por eso en este proceso de implantación es tan importante la idea del mediador intercultural”, advierte Suhail Serghini, que es natural de Tetuán, pero que ha vivido en Francia y España en los últimos años. Actualmente vive en Granada y desarrolla su trabajo en la Biblioteca Central de Andalucía.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto