RECORRIDO LITERARIO ALREDEDOR DE LOS LUGARES EN LOS QUE SE DESARROLLA LA TRAMA DE LA NOVELA DE EZEQUIEL RAMÍREZ, “EL FAJÍN ROJO”

14 may 2010

El sábado, día 15 de mayo, tendrá lugar el singular recorrido literario organizado alrededor de algunos de los lugares en los que se desarrolla la trama de la novela de Ezequiel Ramírez El Fajín Rojo. El barrio de Lugarejos, en Artenara, de donde son las dos protagonistas de la obra, María y Manuela Santana, así como La Aldea y los caminos entre ambos municipios de Gran Canaria, constituyen el peculiar itinerario literario impulsado por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario, en colaboración con la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de La Aldea de San Nicolás.

Uno de los personajes de El Fajín Rojo es Manuela Santana, una de las alfareras más conocidas de la isla. Durante el recorrido literario se visitará la cueva de la artesana, y desde allí se completará el mismo recorrido que realizaban los protagonistas de la obra hasta La Aldea, efectuando diversas paradas en las que se llevarán a cabo lecturas de algunos de los fragmentos más representativos de esta novela. Unas sesenta personas participarán en esta actividad durante el sábado.

Ezequiel Ramírez, que durante los últimos años ejerció la docencia en el Instituto de Secundaria de La Aldea de San Nicolás, fue concejal de dicho municipio durante ocho años, consejero del Cabildo durante 12, y asesor de la Consejería de Educación durante otros cuatro años. Su primera novela, El Fajín Rojo (editada por Anroart Ediciones),  es una fotografía de la sociedad oscura, en blanco y negro, de los años cincuenta, en pleno franquismo, de las costumbres de la Gran Canaria agraria.

El autor ha admitido que piensa escribir una pentalogía sobre el tema a modo de cinco entregas sobre los años más oscuros de Canarias, que son los años cincuenta o sesenta, fotografiando aquella sociedad matriarcal, oscura, encorsetada en la posguerra mundial, la Gran Canaria profunda.

“Me he sentado mucho con la gente mayor para conocer sus vivencias. Después de la Segunda Guerra Mundial hubo una época a la que le decían el Tiempo del hambre, porque no había nada. Todo consistía en el trueque. Llegan los años cincuenta y el esplendor de los tomates y desde las Medianías y desde la Cumbre empiezan a bajar familias hacia La Aldea, Veneguera, Agüimes, Vecindario, Ingenio, Santa Lucía... para explotar el cultivo del tomate. Esas familias fueron las que crearon la Gran Canaria de la que hoy gozamos. Bajaban a hacer la zafra, a hacer dinero y volver. En ese entorno familiar se desarrolla la novela. Hay personajes ficticios pero también algunos reales, como Juan García el Corredera, que estuvo en La Aldea para ver a un amigo suyo, el padre de Román Rodríguez. El relato discurre entre Lugarejo, La Aldea, Artenara y Las Palmas de Gran Canaria. He hecho mucho trabajo de campo, he revuelto mucho en archivos”, señala el exconsejero del Cabildo grancanario Ezequiel Ramírez.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter