LA BIBLIOTECA INSULAR DE GRAN CANARIA SUMARA MÁS DE 1.750 METROS CUADRADOS ÚTILES CON LAS OBRAS DE AMPLIACIÓN

15 dic 2010

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Pérez, la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural de la institución insular, Luz Caballero, y representantes de la empresa Sacyr Vallehermoso, firmaron hoy el acta de replanteo que supone el inicio de los trabajos de ampliación de la Biblioteca Insular de Gran Canaria. Con este acto, se da comienzo a las obras que, según los plazos previstos, estarán culminadas en octubre de 2011 y supondrán la adición de más de 1.750 metros cuadrados útiles en la conocida como Casa de Doña Úrsula (calles Muro y Remedios) a la actual sede bibliotecaria sita en el antiguo Banco Hispano Americano, un inmueble que, desde hace 20 años, alberga la Biblioteca Insular de Gran Canaria.

Esta obra supone una inversión total superior a los 3,4 millones de euros que “han sido sufragados íntegramente por el Cabildo Insular”, señaló hoy el presidente de la Institución e implicará “la rehabilitación y puesta en uso de uno de los edificios emblemáticos del núcleo fundacional de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria”. Pérez recordó que esta actuación se enmarca dentro del plan de obras que el Gobierno insular está llevando a cabo en el área de Vegueta Triana y que incluye intervenciones en una veintena de edificios históricos que “se recuperan para el uso cultural por parte de la ciudadanía”. “El comienzo de las obras es especial para esta corporación por lo que representa para esta parte de la ciudad este edificio emblemático y singular y también por el enorme paso hacia adelante que la gestión bibliotecaria dará en la isla con las nuevas instalaciones”, señaló el presidente grancanario.

El objeto del proyecto, redactado por los arquitectos Carlos Díaz y Enric Torrent, es la rehabilitación de la Casa de Doña Úrsula y su acondicionamiento para adaptarla a ampliación y archivos de la Biblioteca Insular donde se plantea una zona de paso y comunicación con la actual sede bibliotecaria. El resultado será un edificio con  una superficie construida de 2.152 metros cuadrados de los cuáles, un total de 1.750 serán útiles.

Con esta importante actuación, la nueva Biblioteca Insular de Gran Canaria contará con una nueva sala infantil más amplia y mejor dotada para atender a niños de distintas edades; con una nueva sala para investigadores con equipamiento informático y acceso a los archivos de los diferentes centros del Cabildo de Gran Canaria; aumentará de manera importante la capacidad de custodia, conservación y gestión de fondos bibliográficos y documentales; contará con nuevos espacios culturales como nuevas salas y el uso de las cubiertas exteriores e implementará nuevos servicios en beneficio de los usuarios tales como el buzón de devolución 24 horas.

Para Luz Caballero, el inicio de las obras entronca con los objetivos del ‘Plan de Fomento de la Lectura’, “una de las piedras angulares del actual mandato en materia cultural” que, en este caso, “dará respuesta a las necesidades de los más de 26.000 socios de la biblioteca y las de un número aún mayor de usuarios que disfrutan de las instalaciones actuales las 24 horas del día”. Para la consejera del área, la firma del acta de replanteo supone una “enorme alegría” que pone fin a “más de una década de espera para hacer del proyecto una realidad”. Un proyecto que respetará y recuperará la fachada original de uno de los mejores ejemplos de arquitectura academicista del siglo XIX en Canarias y creará un espacio interior funcional, moderno y accesible a todos los ciudadanos. En este sentido, la consejera resaltó la recuperación de las cubiertas y torreones de ambos edificios para el uso público, espacios que “además de ser unos magníficos miradores desde los que pueden ver alguna de las mejores vistas de la ciudad, pueden convertirse en espacios culturales emblemáticos para la capital”.

La Casa de Doña Úrsula

La ampliación supone incorporar la casa de Doña Úrsula Quintana situada en la esquina de las calles Remedios y Muro colindante con las actuales instalaciones. El inmueble es obra del proyectista Manuel Ponce de León, que firmó los planos del edificio en 1970. El inmueble queda afectado con el tercero de los grados de protección del Catálogo del Plan Especial que corresponde a los “edificios cuya solución arquitectónica se considera globalmente de interés y se ha mantenido en buena parte la tipología original, lo que permite mostrar la historia de la arquitectura de la ciudad y, por tanto, su evolución”.

La fachada es alargada y simétrica con un cuerpo central destacado respecto a los dos pabellones laterales. El núcleo central está cobijado bajo un gran arco triunfal adornado en su perímetro con rosetas de piedra y con ménsula en la clave de doble voluta. Bajo él se dispone de arriba hacia abajo: el escudo familiar rodeado de flores esquemáticas, la balconada del noble –a la que se accede por tres vanos semicirculares en la parte superior con gruesas molduras de cantería azul y curvadas hacia dentro-, y la puerta principal entre alargados ventanales.

El gran arco está coronado por un frontón triangular, a modo de cornisa, que remarca en una crestería triangular. Los alargados cuerpos laterales son simétricos. En la planta baja se sitúan las puertas, que culminan en arcos semicirculares rodeados por listeles de piedra. La planta noble es ocupada por ventanas de arcos rebajados cubiertos por frontones triangulares. Los pisos están separados por un friso con decoración de placas rectangulares de cantería. En la parte superior de ambos corre una balaustrada separada por basamentos de piedra.

Para concretar las actuaciones permitidas conforme al grado que le otorga el Plan Especial resulta necesario acudir al artículo 13 de sus ordenanzas: “Estos edificios deben conservar íntegramente su aspecto exterior, a excepción de aquellos casos en que haya sido alterado, así como su organización interior, debiendo por tanto mantenerse su volumen edificado, fachada, cubierta y estructura importante, así como el trazado de patios”.

La intervención

La intervención tiene como finalidad la ampliación de la Biblioteca Insular que en la actualidad ocupa el edificio Círculo Mercantil. Se hace necesaria por tanto la comunicación de ambos edificios a través de su medianera colindante, del mismo modo que en un futuro se puede conectar la casa de doña Úrsula con el edificio, que configura el resto de la manzana. La importancia histórica y arquitectónica de este edificio singular obliga a realizar una primera actuación que implica la recuperación de los elementos de la fachada. Por lo tanto, se procederá a la restauración de todos los elementos históricos de fachadas, molduras y cornisas de piedra, arcos, jambas y dinteles, enfoscados y estucos así como la recuperación  mediante levantamiento aplantillado, y pintado posterior de los rótulos comerciales de la fachada de la calle Remedios y que se han reflejado en planos tras análisis de fotografías actuales y antiguas.
En lo que refiere al trabajo a realizar para adecuar el edificio a su función bibliotecaria, las actuaciones más importantes son:

1.- Supresión de modificaciones realizadas en el edificio a lo largo de los años.

2.- Demolición de la estructura donde sea necesario y construcción de entramado de pilares y jacenas de refuerzo.

3.- Sustitución en los forjados actuales de madera por forjados de hormigón con chapa colaborante  ignifugada, apoyados todos ellos sobre los muros existentes a través de perfiles metálicos anclados con tacos químicos.

4.- Limpieza de las compartimentaciones en planta correspondientes a vivienda, dejando las crujías lineales en los bordes y el espacio central con los dos patios y adecuando los espacios al nuevo uso.

5.- Cierre espacial del patio mayor en la planta baja, para aislarlo del resto de espacios y de las zonas de exposición y pequeños lectores para amortiguar los ruidos.

6.- Cierre del patio menor respecto al sótano y recuperación de sus trazas mediante la comunicación visual entre planta baja y planta 1ª con un lucernario vidriado transitable en el pavimento y la construcción de un lucernario acristalado y un umbráculo en la cubierta con la geometría del patio original.

7.- Recuperación de una parte de los forjados de madera en mejores condiciones y reutilización de los mismos como falso techo en una de las crujías de la sala de lectura de planta 1ª mimetizando la imagen histórica de los antiguos forjados.

8.- Recuperación de todos los elementos de cerrajería (barandillas) y carpintería (balconeras, ventanas) restaurando las que sean recuperables y reconstruyendo de nuevo los más dañados. Incluye esta restauración la tribuna histórica de la última halconera de la calle Remedios.

9.- Ordenación de la azotea para que sus espacios sean accesibles al público y permitan un uso lúdico de la misma, cumpliendo todas las garantías de seguridad (barandillas) y la accesibilidad a personas discapacitadas (plataforma elevadora para sillas de ruedas).

10.- Restauración del torreón del edificio.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto