INAUGURADA POR JOSÉ MIGUEL BRAVO DE LAGUNA LA AMPLIACIÓN DE LA BIBLIOTECA INSULAR

27 nov 2013

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna, inauguró este miércoles las nuevas instalaciones de la Biblioteca Insular, tras las obras de ampliación y rehabilitación llevadas a cabo por la Corporación que preside.

Al acto asistieron la delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández; la consejera insular de Presidencia, Cultura y Nuevas Tecnologías, Auxiliadora Pérez; el coordinador general de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos, Larry Álvarez, y el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Juan José Cardona, entre otros. Además, ejerció como madrina de excepción la escritora Julia Navarro, que estos días presenta en las islas su último trabajo: ‘Dispara, yo ya estoy muerto’, de la editorial Plaza & Janés.

La Biblioteca Insular cuenta en la actualidad con 26.000 socios y más de 70.000 usuarios (72.804, en 2102), cifras que “a buen seguro se verán incrementadas con la puesta en marcha de las nuevas instalaciones”, auguró Bravo de Laguna.

Inaugurada en 1991, afronta ahora “una nueva etapa en la que, sin duda, estará mejor dimensionada, para dar una respuesta óptima a las necesidades y expectativas de los grancanarios en materia cultural”, según el presidente del Cabildo, quien destacó el “importante papel” tanto de las nuevas instalaciones como de las antiguas en la política cultural impulsada desde la Corporación Insular, que se plasma, por ejemplo, en la reciente puesta en marcha del Plan para el Fomento de la Escritura y la Lectura de Gran Canaria, cuyo buque insignia será propia Biblioteca. 

Con la ejecución del proyecto de Carlos Díaz y Enric Torrent, cuyo presupuesto supera los tres millones de euros (a los 2,8 millones iniciales hubo que sumar otros 419.410 euros en concepto de equipamiento), la Biblioteca Insular prácticamente duplica su tamaño, al pasar de los 2.184 metros cuadrados de la antigua sede, en la Plaza Hurtado de Mendoza (Las Ranas), a los 4.226, incluyendo la Casa de Doña Úrsula Quintana Llarena, más conocida como el Palacete Romántico.

Los puestos de consulta pasan de 167 a 384 y, además, habrá 100 ordenadores personales, 35 lectores de imagen y 36 de sonido, 18 lectores e-books, cuatro consolas y dos lectores de códigos de barras, entre otras herramientas tecnológicas. En ese sentido, y aunque la Biblioteca dispondrá de una Sala Multimedia e Internet que concentrará gran parte de los ordenadores (unos 25), se ha hecho un esfuerzo para que, al menos todas las mesas, combinen puestos de lectura tradicional e informática.

En cuanto a la distribución del espacio, la ampliación ha sido concebida como una serie de áreas de convivencia y diálogo permanente, con zonas multidisciplinares e interrelacionadas a lo largo de  cuatro plantas, cada una de las cuales contará con Centros de interés, en los que trimestralmente podrá consultarse bibliografía específica sobre un tema de actualidad.

PLANTA-1. Cuenta con un Espacio Joven y con aulas de apoyo (espacios polivalentes para reuniones de los distintos clubes de lectura, encuentros con autores o proyecciones). Aquí se llevarán a cabo tareas propias de la conservación de los fondos patrimoniales, con una mejora en la capacidad de custodia, catalogación, digitalización y preservación de este valioso patrimonio, del que destaca los fondos Simón Benítez Padilla, Alonso Quesada, Miguel Santiago, el Fondo de Música de la Familia de Orleáns y el de Fernando González.

PLANTA 0. Posee una zona de acogida/información y préstamos, sala de estudios (abierta las 24 horas) y un espacio destinado a pequeños y jóvenes lectores (con un área de visitas y talleres infantiles de animación a la lectura, así como con el Rincón de los padres y madres) y un buzón para devoluciones que estará abierto siempre.

PLANTA 1. Alberga los servicios de consulta y referencia, gran parte del fondo general, el servicio de reprografía y la Sala Simón Benítez Padilla, reservada a la investigación y el estudio de Gran Canaria.

PLANTA 2. Da acceso a la Cafebrería, ubicada en la terraza. Una de las propuestas más atractivas del proyecto ha sido precisamente la conversión de la azotea de la antigua Casa de Doña Úrsula en una gran plaza cultural de más de 650 metros cuadrados con suelo de madera. Se trata de un espacio de ocio y lectura en el que cualquiera podrá  disfrutar de increíbles vistas de Vegueta-Triana junto a un buen libro traído de fuera, tomado de las estanterías de la Biblioteca o comprado en una máquina expendedora instalada al efecto.

PROGRAMA FESTIVO. Para festejar el inicio de esta nueva etapa, la Biblioteca Insular ofrece estos días un programa especial de actividades entre las que figura Suculencias, una velada literaria prevista para esta noche, a las 20.30 horas, con la que el público asistente podrá degustar aquello que sugieran las lecturas propuestas por Alexis Ravelo y la música, en directo, de Javier Cerpa y Beatriz Alonso.

Mañana, 28 de noviembre, se presenta el proyecto Las voces de nuestra isla, diseñado para que docentes y familias contribuyan, junto a sus alumnos e hijos pequeños, a la recuperación y divulgación de los cuentos tradicionales canarios, y, el viernes, a las 22.00 horas, el grupo Los Lola ofrecerá un concierto en la Plaza de las Ranas.

Para la próxima semana, están previstos el curso La biblioteca en la era digital: del préstamo a la conversación (2 y 3 de diciembre) y un taller de poesía erótica impartido por la escritora Rosario Valcárcel (días 4 y 5), y, días después, el recorrido por Vegueta Patios con rima incluirá paradas amenizadas por Yeray Rodríguez, Arístides Moreno y El Chojín en Los Naranjos, el CAAM y San Martín Centro de Cultura Contemporánea (a las 21.00, 22.30 y 24.00 horas del 12 de diciembre, respectivamente).

Por último, la Semana ilustrada incluirá, del 9 al 13 de diciembre, una serie de conferencias sobre el panorama actual del sector de la ilustración, con cambios importantes en los soportes más comunes: libros, prensa, carteles y plataformas digitales.

HISTORIA DE UN PROYECTO. El Cabildo de Gran Canaria adquirió el edificio que hasta ahora servía de sede a la Biblioteca Insular, en la Plaza Hurtado de Mendoza, junto al Guiniguada, en 1986. El inmueble fue proyectado en estilo ecléctico-clasicista por Fernando Navarro en 1898, pero posteriormente ha sido objeto de numerosos usos e intervenciones. Las más importantes se llevaron a cabo el siglo pasado por Miguel Martín (1933) y Manuel de la Peña (años 70) y la última, en 1991, por José Luis Gago, tras la que pasó a ser la Biblioteca Insular.

Adquirida en 2001 para la ampliación, la Casa de Doña Úrsula Quintana Llarena, más conocida como el Palacete Romántico, fue un proyecto original de Manuel Ponce de León de 1870. El inmueble estuvo cerrado más de diez años, hasta que en 2009 dio sus primeros pasos el  proyecto de rehabilitación. Las obras se iniciaron en 2011 y concluyeron, en su mayor parte, el pasado diciembre.

Durante este 2013, se ha procedido a la contratación e instalación del mobiliario y equipamiento informático, así como a la puesta a punto de los servicios imprescindibles para su apertura.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
Documentos