EL CLUB DEL CÓMIC DE LA BIBLIOTECA INSULAR ANALIZA ‘LA VIDA ES BUENA SI NO TE RINDES’, CONSIDERADA UNA OBRA MAESTRA EN SU GÉNERO

13 ene 2012

Los miembros del Club de Lectura del Cómic de la Biblioteca Insular, que gestiona el Cabildo de Gran Canaria a través de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural, que dirige Larry Álvarez, reflexionarán este viernes, 13 de enero, a las 18.00 horas, en la sede de la Casa Museo Pérez Galdós (c/ Cano, 4-6, Las Palmas de Gran Canaria), sobre ‘La vida es buena si no te rindes’, obra que supuso la consagración del canadiense Gregory Gallant (Clinton, Canadá, 1962),  que en la década de los 80 cambió su nombre por el seudónimo artístico de Seth para erigirse en uno de las figuras clave del cómic independiente.

El libro contiene la primera obra importante de Seth en su forma definitiva, y recopila todos los capítulos que durante cuatro años aparecieron de forma seriada en la revista  Palookaville a mediados de los noventa. En ellos, su autor se dibuja a si mismo como un depresivo crónico, continuamente insatisfecho aunque en el fondo la vida tampoco lo haya tratado tan mal. 

Para ello, se disfraza y cuenta la búsqueda del sentido de la existencia de Kalo, un olvidado dibujante de humor gráfico que trabajó en los años 40 y 50. Al mismo tiempo, consigue evidenciar la fuerza que puede tener el cómic como forma de narración. La historia se desarrolla de forma pausada, recreándose su autor en evocadoras escenas de viejas fábricas, ciudades lejanas y vías de tren que se pierden en la lejanía, llevando al lector a un viaje por la distancia y el tiempo.

Nominada en el Festival de Cómic de Angoulême en 1999 al premio al Mejor Álbum Extranjero, al Premio Eisner y al Premio Harvey a la Mejor edición de álbum en 1997, ‘La vida es buena si no te rindes’ es una obra maestra, pues de maestría hace gala Seth en su manejo de los recursos del arte secuencial, con un dominio absoluto del monólogo y del diálogo seguido de secuencias carentes de texto donde todo el peso de la narración descansa sobre la sucesión de imágenes, imprimiendo en todo momento una melancolía veraz a lo narrado. 

Para Luciano Díaz, coordinador de esta iniciativa del Cabildo que cuenta con numerosos adeptos, “la fuerza de Seth en este cómic es su poder evocador así como la melancolía y la quietud que respira todo el texto. Es un ejemplo del slice of life, en algunos momentos casi sinónimo de la novela gráfica”. En ese sentido, sus paisajes “simbolizan el pasado en que el protagonista fue feliz en ese contexto sociohistórico de los cincuenta que el autor añora casi sin haberlo conocido: ese coleccionismo de revistas, esa búsqueda de un autor que quizá no existió, no deja de ser un intento de recuperar esa década, su década”, señala Díaz.

El mismo día 13, los miembros del Club recogerán el volumen que analizarán en su próxima cita, que tendrá lugar en febrero: Pyongyang, de Guy Delisle. Pyongyang es un cómic de tono minimalista dibujado y guionizado por el técnico de animación canadiense Guy Delisle (1966) que representa un tratado sobre la vida actual del lugar retratado, Corea del Norte.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto