EL CABILDO GRANCANARIO APUESTA POR QUE LOS CLUBES DE LECTURA SE ARTICULEN COMO EJES FUNDAMENTALES EN LA DIFUSIÓN DEL LIBRO, SUS AUTORES Y EL PAPEL SOCIO-CULTURAL DESEMPEÑADO POR LAS BIBLIOTECAS MUNICIPALES

29 nov 2010

Los Clubes de Lectura se han implantado en buena parte de las bibliotecas municipales de Gran Canaria en los últimos años como un poderoso instrumento de difusión del libro, sus autores y la lectura. A estos indudables efectos benefactores sobre los individuos y su capacidad de crecimiento en su aprendizaje vital, se suma el espíritu cohesionador y social de estos clubes que acaban de celebrar su primer encuentro bajo el lema Leer y conversar, con el objeto de intercambiar experiencias y coordinar iniciativas conjuntas. El CAAM acogió la cita impulsada en el marco del Plan de Fomento de la Lectura Leer es Vital, que desarrolla desde hace más de tres años la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario.

Casi dos centenares de coordinadores vinculados a las distintas modalidades de clubes de lecturas existentes en la isla de Gran Canaria participaron en este encuentro, que contó con la presencia de  Jesús Arana Palacios, un consumado teórico en biblioteconomía, ensayista y especialista en este ámbito que posee una dilatada experiencia en Bibliotecas Públicas y organizado infinidad de cursos de escritura creativa, así como conducido infinidad de tertulias literarias. Varias fueron las comunicaciones que se presentaron a lo largo de la jornada de trabajo, en la que intervinieron los responsables del Club de Lectura de la Asociación Canaria Amigos de Galdós, el Club de Lectura  Unidad de Igualdad de Ayuntamiento de Agüimes, Club de Lectura Valsequillo,  Club de Lectura Drago Sataute (Santa Brígida), Club de Lectura Casa África y el  Club de Lectura La Calma Lectora de la Biblioteca Universitaria.

Tanto ha crecido el número de usuarios, la oferta de actividades y, consecuentemente, la demanda de las propuestas en estos clubes de lectura, que la Biblioteca Insular del Cabildo grancanario se ha visto en la obligación de elaborar un directorio de una de las actividades vinculadas al libro y su difusión que más han crecido en esta última década. Buena parte de los bibliotecarios grancanarios están entusiasmados con este crecimiento, pero apuestan por la paulatina especialización y concienciación en la dimensión social y cultural que está cobrando esta actividad como servicio que la biblioteca pública promueve. En definitiva, y como se puso de manifiesto en este primer encuentro, aspiran a que los clubes de lectura constituyan verdaderas asociaciones de amigos de las bibliotecas que contribuyan a convertir a éstas en espacios vivos y abiertos a la sociedad.

Según avanzaron algunos de los contenidos de la cita celebrada en el Centro Atlántico de Arte Moderno, la ceremonia del club de lectura tiene todos los ingredientes propicios para hacernos más humanos: personas singulares, distensión, pausa, conversación, escucha, diálogo, emoción, pero también mesa semicircular, café, te, tortilla de papas, y como no, LITERATURA , ésta en letras mayúsculas, para que la interpretemos, para que la usemos, o simplemente como diría C.S. Lewis para recibirla como obra de arte. Según los coordinadores, se quiere que la literatura y los clubes de lectura sean, sobre todo, un espacio de transigencia.

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario, Luz Caballero, avanzó durante el transcurso de este encuentro, que “el impulso de la creación de clubes constituye uno de los ejes vitales y  una de las acciones destacadas del Plan de Fomento de la Lectura que impulsa el Cabildo”. Sólo en el seno de la Biblioteca Insular existen nueve clubes de lectura que congregan a 110 personas, lo que da cuenta de la demanda e implantación social que posee esta modalidad en el marco de la cultura. Cinco de ellos son de narrativa, uno de poesía coordinado por el escritor Pedro Flores, otro de cómic, uno de Literatura Infantil y Juvenil para Adultos, y otro destinado a personas con enfermedad mental que se encuentra actualmente en fase de reestructuración. Próximamente se  impulsará otro de lectura virtual de novela negra que se articula como continuación de un proyecto iniciado el año pasado con el nombre de Leer es Mortal.

Otra de las ventajas que ofrece a cualquier ciudadano que desee integrarse en uno de estos clubes de lectura, es la de conocer a distintos escritores y acercarse a su producción literaria desde otras perspectivas enriquecedoras, ya que la obra de cualquier autor ofrece tantas lecturas e interpretaciones como lectores haya. Esa visión poliédrica se complementa en muchas ocasiones con el rico intercambio de pareceres que se produce con el propio escritor, en el ámbito de otras iniciativas como las desarrolladas por el Cabildo grancanario en varias bibliotecas municipales de la Isla, articuladas alrededor de un encuentro en el que participan lectores y estudiantes de muchos centros escolares. En esta modalidad han participado autores como Juan Cruz, Fernando Delgado, Luis García Montero, Jordi Sierra i Fabra, Santiago Gil, Pablo Zabalza, Mariano Vara o Ángeles Jurado, entre otros. 

Además de los clubes de lectura que expusieron su experiencia en este encuentro, participaron como invitados en la cita los clubes de Lectura de la Biblioteca de Arucas (en calidad de pionero)  Club de Lectura de Valleseco, Clubes de Lectura de la Biblioteca Insular, Club de lectura de la Biblioteca de Vecindario, Club de Lectura de la Biblioteca de San Mateo, Club de Lectura de Maspalomas, Club de Lectura de Guía, las Unidades de Igualdad de los Ayuntamientos Las Palmas de Gran Canaria, Agüimes, Firgas y Maspalomas, Centros Docentes IES Jinámar, IES Domingo Rivero de Arucas, Ampas del CEIP Galicia, Ampa Vivaldy, Club de Lectura Infantil Dicelin de Doctoral, Club de Lectura Rendez Vous y el Club de Lectura Entreletras.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto