ALBERTO VÁZQUEZ FIGUEROA MANTIENE EL DÍA 18 DE MARZO UN ENCUENTRO CON LECTORES EN LA BIBLIOTECA INSULAR

16 mar 2011
El escritor tinerfeño Alberto Vázquez Figueroa mantendrá un encuentro con sus lectores en el que comentará algunas claves de su extensa y prolífica producción literaria, el día 18, a las 20.30 horas, en la sede de la Biblioteca Insular del Cabildo grancanario. Figueroa previamente departirá con estudiantes en otras dos citas que se producirán el día 17, a las 12.00 horas, en la Biblioteca Municipal de Valleseco, y el día 18, también a las 12.00 horas, en la Biblioteca Municipal de Moya.  El popular novelista canario que participa en este encuentro con escritores organizado en el marco del Plan de Fomento de la Lectura Leer es Vital, que impulsa la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario, ha publicado más de cuarenta libros de los cuales nueve han sido adaptados al cine, y ha vendido más de 25 millones de ejemplares.

Figueroa, de 75 años de edad, fue deportado junto a su familia cuando tenía un año por motivos políticos a África, donde permaneció entre Marruecos y el Sahara hasta cumplir los dieciséis años. Cursó estudios de periodismo y en 1962 comenzó a trabajar como enviado especial de Destino, La Vanguardia y, posteriormente, de Televisión Española. Durante quince años visitó casi un centenar de países y fue testigo de numerosos acontecimientos clave de nuestro tiempo, entre ellos, las guerras y revoluciones de Guinea, Chad, Congo, República Dominicana, Bolivia y Guatemala, entre otras. Las secuelas de un grave accidente de inmersión lo obligaron a abandonar sus actividades como enviado especial.

Tras dedicarse una temporada a la dirección cinematográfica, el autor se centra por entero en la creación literaria. Ha publicado más de cuarenta libros, entre los que cabe mencionar: Tuareg, Ébano, Manaos, Océano, Yáiza, Maradentro, El perro, Viracocha, La iguana, Nuevos Dioses, Bora Bora, la serie Cienfuegos, La ordalía del veneno y El agua prometida, entre otros. También es autor de la obra de teatro La Taberna de los Cuatro Vientos y la última Por mil millones de dólares.

Confiesa el escritor que de niño le apasionaban los libros de aventuras escritos por Stevenson, London o Julio Verne. Figueroa confiesa que no le gusta saber lo que va a pasar cuando está escribiendo una novela. “Lo divertido es que los personajes, ellos mismos, vayan desarrollándose. Si cuando empiezas a escribir sabes qué es lo que va a ocurrir, otros pueden saberlo también, y serían previsibles. Para que un libro guste, tiene que sorprender, y para sorprender al lector, el primero que se tiene que sorprender es el escritor”, explica. “Cuando un libro tardo en escribirlo más de un mes, o mes y medio, me aburre, me cansa mucho. El que menos tardé en escribirlo fue El perro que lo escribí en un fin de semana, y Tuareg, por ejemplo, en 20 días. Más no puedo tardar, me fastidia a mí mismo. O escribo mucho, y estoy continuamente escribiendo, o no escribo. Hay escritores que dicen que tardan años en escribir un libro, yo no podría”, añade.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto